Un buen día recibí un mensaje de un creador preguntandome si sería posible algún tipo de colaboración para llevar a cabo un proyecto artísitico conjunto. Su nombre no me decía nada, vivo como un alién, sin interactuar con la buena sociedad, tampoco con la mala. Así que busqué en internet: Ricardo Villoria ....

Caramba, resulta que había trabajado antes con mi admirada y despreciada Fee Rega, con quien colaboré en algún momento en el pasado. Ricardo venía avalado por amigos "indisolventes", artistas, vagos y maleantes en general. Gente de la que me fio y a los que aprecio. Así que nos pusimos a hablar.

Resultó ser una persna encatadora. Creativo y polémico a partes iguales. Por aquél entonces estaba en plena micro ofensa por los carteles que junto al otro Ricardo (Moreno) tenían a la burgesía astur saltando sobre sus almorranas.

En apenas tres o cuatro reuniones con café y cerveza por medio se enciendieron las luces en su mente. Mente enferma, de esas que tanto me gustan.

A ArtofSin en cambio, la conozco desde la prehistoria. Desde los tiempos de LiveJournal, fijate tu. Trabajar con ella es un placer. Como modelo siempre logra estremecerme através del cristal de la cámara. Atarla es hacer mágia con los numeros. Uno mas uno resulta ser mucho mas que dos.

Grabamos en un dia casi soleado. En un lugar muy bonito, de esos que tanto abundan en una Asturias agonica. Un edifico arrancado fuera del curso del tiempo, ajeno a las preocupaciones mundanas.

Normalmente, bastante tengo con saber lo que yo mismo pienso como para andar aventurando lo que habita la mente de otras personas. Mucho menos si se trata de mentes creativas como es el caso de Ricardo. Así que grabamos sin tener yo una idea de cual era la forma del proyecto.

Ahora, casi un año después, compartimos con vosotros esta creación. Espero que os proporcione tantas emociones verla como a nosotros crearla.

Hail Satan!

comparte si te parece interesante